Antes y después: una silla en azul Klein

Tenía muchas ganas de publicar un post y ponerle la etiqueta "lo que España tira". El otro día, volviendo de una visita a la matrona, me encontré con una silla apoyadita junto al contenedor. Y a mi no hay nada que me atraiga más que un mueble que puedo pintar con total libertad sin remordimientos por si se queda mal, o por ser de herencia y que me dé miedo tocarlo. 
Así que, ni corta ni perezosa, la cargué en el coche (estoy impresionada de que, dos sillitas y un carro después, todavía quepan cosas como esta en mi coche). Y bien, la silla en cuestión es esta:






















Me gustó su línea Thonet, su asiento de rejilla y, como ya os he dicho antes, su precio, jeje. Después de meditarlo treinta segundos, decidí que la pintaría azul Klein, estoy en una fase muy mediterránea, de colores frescos por no decir fríos y, además, este color hace tiempo que me tiene obsesionada. ¿El resultado? Es este:






















De momento la he dejado en un rincón del dormitorio, aunque su ubicación definitiva no es esta. El color es el Azul Cantábrico (se llama igual que el chalet de Bustamante y Paula Echevarría, que acaban de poner a la venta) y es de Bruguer.

10 comentarios:

Me encantará comentar esta entrada contigo

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica