Tendencias primavera - verano: triunfa lo natural

domingo, 12 de abril de 2015 Publicado por Elena Valdés


De entre las novedades que estoy viendo, en materia de decoración, para esta primavera-verano, me llaman la atención todas las que tienen como punto focal los materiales naturales, la artesanía y los objetos que, bien por su modo de producción tradicional, bien por repetir formas y diseños a los que, en cierta forma, estamos acostumbrados, resultan cercanos y apetecibles. En imágenes, las propuestas de Ikea a través de su nueva colección limitada Nipprig, y de Maisons du Monde



Me encanta la combinación de mosaico hidráulico con parquet blanco, y mucha caña, de la primera foto, y también esta pérgola de hierro con varias pantallas de mimbre. De hecho, entre esta selección de novedades, mención especial merecen las lámparas, de una y otra firma, que recuerdan a los artesanos de la cestería y que prometen bellas proyecciones en las paredes, gracias a los calados que forman las fibras trenzadas. Combinadas con blancos y tonos suaves, son una propuesta que destila verano por los cuatro costados.


Y, en negros, para aportar un punto sofisticado y un contraste más potente. Hace varios años os enseñé en el blog una cómoda de caña que me encontré y que pinté con spray negro (podéis verla aquí), y estas imágenes necesariamente me evocan aquellas. Un punto nórdico: pino natural, mimbre y rattán, combinados con negro; apetecible, ¿verdad?




En fin, como veis, triunfa lo natural; ¿qué si no naturalidad y relax es el verano?

imágenes: 1.4 y 7. Maisons du Monde. 2.3.5. y 6. Ikea

Un nuevo (y muy útil) miembro de la familia

martes, 7 de abril de 2015 Publicado por Elena Valdés



Hoy quiero contaros nuestra historia de amor con el que es ya un nuevo miembro de la familia. Y perdonad si el tono es especialmente afectivo, pero es que estamos enamorados de ella, o de él. El género es lo de menos: el robot, la aspiradora,... nos refiramos a ella como nos refiramos, ha pasado a formar parte de nuestras vidas de un modo sorprendente. Hace algunas semanas que tenemos el iRobot Roomba, modelo 871 y, después de contároslo en instagram, no puedo dejar de contaros aquí nuestra experiencia real de uso.


Hace unos meses, cuando nuestra aspiradora convencional se estropeó, no me imaginaba que un nuevo electrodoméstico de este tipo pudiera darme, además de utilidad, algo mucho más importante: tiempo. Parece una obviedad decir que un robot-aspiradora te va a quitar trabajo, y te va a dar tiempo, pero si solo tienes que apretar un botón y no tienes que preocuparte de pensar en baterías porque él/ella solo busca su cargador y se prepara para la próxima sesión de limpieza, lo que evitas además es tener que pensar. La ecuación es perfecta: suelos fantásticos y cero preocupaciones. 

Cuando combinas un horario de trabajo de 40 horas, con sus desplazamientos, con dos niñas con las que quieres estar y que además necesitan ya de por sí tu atención, con algunas aficiones fantásticas que forman parte de tu vida y que tampoco quieres dejar de lado, como este blog o una revista digital, Singulares,...lo cierto es que las tareas de la casa son las más olvidadas. Pero una vocecita dentro de ti no deja de martirizarte, porque en el fondo quieres que todo esté bien a tu alrededor, y que la limpieza y el orden traigan la paz mental a tu vida... pues ese es justamente el espacio que ahora ocupa Roomba: un aparato que se preocupa por nosotros, que nos hace la vida más fácil.



Es genial  ver cómo se acerca al primer peldaño de una escalera y no cae. Aspira mucho, muchísimo, pasa del parquet al suelo cerámico y de éste a las alfombras sin ningún problema. Lo mejor es verlo saltando pequeños obstáculos, metiéndose entre las patas de las sillas y las mesas o debajo de las estanterías. Este modelo cuenta con tecnología Aeroforce, que combina extractores anti-enredos, acelerador de flujo de aire y aspiración de alta eficiencia.






Y todos nos hemos encariñado con Roomba. Para que os hagáis una idea; hace las veces de nueva mascota. En casa son habituales frases como "Mira, mami, mira cómo viene hacia nosotros, como los perritos, porque somos sus amos", o "Ven, ven por aquí, mira, debajo de la cama están las miguitas de mi galleta". Precisamente es muy curioso verlo por debajo de las camas: empieza por un extremo, y va y vuelve sobre su misma trayectoria hasta que ha dejado el espacio completamente limpio. Y ha demostrado ser una pieza muy importante del engranaje doméstico; ¡las niñas se dan mucha prisa en quitar cuentos, zapatos y juguetes del suelo para que pase!


Ya veis, el de hoy es un post más mundano de lo habitual, pero a veces hay que bajarse al suelo... ¡y limpiarlo!

¿Tenéis algún modelo de Roomba? ¿Estáis pensando en comprar alguno de estos robots? Me encantaría que comentarais vuestra experiencia, si sois de l@s desengañad@s de todo y habéis flipado como yo, o si fuisteis early adopters y hace tiempo que lo disfrutáis. Y ánimo con las tareas, ¡que ya es martes!

Post redactado según el código de confianza online C3C

Comer en la cocina, comer en el comedor

martes, 31 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés


Nuestro primer piso tenía un gran salón y una cocina abierta al mismo. La parte social de cocina abierta al salón comedor la cumplía a la perfección: podías cocinar mientras hablabas con quien estaba poniendo la mesa, tomar el aperitivo en la cocina y pasar los platos por encima del murete bajo, única división entre las estancias y, por supuesto, no tenías la sensación de estar encerrada en la cocina. 
La parte antisocial la cumplía también perfectamente: el ruido del lavaplatos mientras veías una película, la constante obsesión por recoger la cocina y vaciar las encimeras para no tener una perenne sensación de desorden, y los olores distribuyéndose de forma uniforme por toda la estancia.



En nuestra casa actual hemos resuelto este tema instalando un office dentro de una cocina que se puede cerrar. El resultado es que el comedor, que está fuera en una estancia compartida con salón y despacho, se utiliza muy poco (también es verdad que recibimos mucho más en verano, y entonces utilizamos el exterior). Al ver estas imágenes pienso que el término medio está en este apartamento sueco, de techos imponentes y molduras, en el que el comedor forma parte de la cocina. Podría ser un office cualquiera, pero la entidad de las sillas, el hecho de ponerle una alfombra, de hacer de esta zona algo más que un comedor de paso, lo convierte en el espacio perfecto para los desyunos, comidas y cenas del día a día y también para recibir a los amigos. Y con el aliciente de unas dobles puertas magníficas que puedes cerrar siempre que no estés cien por cien orgulloso/a del aspecto general que tiene la cocina en un determinado momento.




Está claro que en este apartamento los metros cuadrados no son el principal handicap, pero también es cierto que el considerar el office como un comedor "mayor", el convertir la cocina en algo más que fogones, y más cercano al interiorismo que buscamos para el resto de la casa, tiene mucha importancia. 


¿Sí o no a las cenas, las risas y los vinitos con amigos en la cocina?

imágenes: Bjurfors vía Planete Deco

Un puzzle mágico: los nuevos mosaicos

sábado, 28 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés



Materia, color y forma que se combinan libremente, a través de patterns y composiciones que se pueden calibrar y modular según el gusto de cada cual. Los italianos de Mosaico+ han hecho de su colección de mosaicos Outfit algo más que una selección de producto porque todas sus motivos pueden combinarse entre sí estimulando la imaginación y, en mi caso, la admiración. Esas paredes de teselas de cristal que juegan caprichosamente con la luz dependiendo de las horas del día deben ser pura maravilla al natural.







5 cambios que puedes hacer en casa (sin comprar mobiliario)

lunes, 23 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés

A veces, muchas veces, casi siempre, SIEMPRE, apetece hacer cambios en casa, pero normalmente eso no hay presupuesto que lo resista. Al consabido movimiento de muebles -ahora pongo esto aquí, ahora muevo este sillón allá-, que sienta fenomenal, todo sea dicho, se unen algunas pequeñas cosas que podemos hacer para cambiar un poco nuestra casa sin consecuencias económicas. Ahí va mi pequeña lista de píldoras deco para renovar la casa, sin gastos:

1. Las plantas, colgando del techo. O de la estructura de una lámpara si es que pesan poco, o bajándote un tutorial de internet para hacer un macetero de macramé en un santiamén... el efecto pictórico de una planta presidiendo tu mesa de comedor desde las alturas no tiene precio:


2. Pinta las patas de tus muebles de otro color. Necesitarás poca, muy poca cantidad de pintura, pero el resultado puede ser tan llamativo como en este salón, obra de los interesantísimos Studiopepe (más sobre ellos en este post):


3. Practica la simetría y los arreglos florales lowcost: los frascos antiguos de farmacia y las hortensias son un dúo perfecto, pero estoy segura de que tres bonitas botellas verdes y tres ramas de laurel o de cualquier otra aromática pueden ser preciosas y muy prácticas en la cocina.


4. ¡Dale la vuelta a las pantallas! Girar las pantallas, inclinar de otra forma la lámpara de pie y, en general, jugar con la iluminación pueden darte otra perspectiva y mucho juego de luces y sombras.


Y 5. Think outside of the box: o, lo que es lo mismo, piensa fuera de lo preestablecido; ¿que las alfombras persas son para el salón? Quizá tengas alguna no demasiado nueva, o alguna alfombra más práctica y económica que persa... prueba a colocarla en la cocina. O en un baño, o prueba a meter las cebollas en un jarrón chino... quien dice cambios, dice cambios. Lo que normalmente está en una habitación no tiene por qué estar allí por los siglos. 


Diviértete con los cambios, ¡te sorprenderás! 

¿Me sugieres alguno? ¿Has cambiado algo y te ha gustado el resultado? Comparte! ;-)

imágenes: 1. 2. 3. 4. 5.
© Ministry of Deco | Diseño por Photonica