Comer en la cocina, comer en el comedor

martes, 31 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés


Nuestro primer piso tenía un gran salón y una cocina abierta al mismo. La parte social de cocina abierta al salón comedor la cumplía a la perfección: podías cocinar mientras hablabas con quien estaba poniendo la mesa, tomar el aperitivo en la cocina y pasar los platos por encima del murete bajo, única división entre las estancias y, por supuesto, no tenías la sensación de estar encerrada en la cocina. 
La parte antisocial la cumplía también perfectamente: el ruido del lavaplatos mientras veías una película, la constante obsesión por recoger la cocina y vaciar las encimeras para no tener una perenne sensación de desorden, y los olores distribuyéndose de forma uniforme por toda la estancia.



En nuestra casa actual hemos resuelto este tema instalando un office dentro de una cocina que se puede cerrar. El resultado es que el comedor, que está fuera en una estancia compartida con salón y despacho, se utiliza muy poco (también es verdad que recibimos mucho más en verano, y entonces utilizamos el exterior). Al ver estas imágenes pienso que el término medio está en este apartamento sueco, de techos imponentes y molduras, en el que el comedor forma parte de la cocina. Podría ser un office cualquiera, pero la entidad de las sillas, el hecho de ponerle una alfombra, de hacer de esta zona algo más que un comedor de paso, lo convierte en el espacio perfecto para los desyunos, comidas y cenas del día a día y también para recibir a los amigos. Y con el aliciente de unas dobles puertas magníficas que puedes cerrar siempre que no estés cien por cien orgulloso/a del aspecto general que tiene la cocina en un determinado momento.




Está claro que en este apartamento los metros cuadrados no son el principal handicap, pero también es cierto que el considerar el office como un comedor "mayor", el convertir la cocina en algo más que fogones, y más cercano al interiorismo que buscamos para el resto de la casa, tiene mucha importancia. 


¿Sí o no a las cenas, las risas y los vinitos con amigos en la cocina?

imágenes: Bjurfors vía Planete Deco

Un puzzle mágico: los nuevos mosaicos

sábado, 28 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés



Materia, color y forma que se combinan libremente, a través de patterns y composiciones que se pueden calibrar y modular según el gusto de cada cual. Los italianos de Mosaico+ han hecho de su colección de mosaicos Outfit algo más que una selección de producto porque todas sus motivos pueden combinarse entre sí estimulando la imaginación y, en mi caso, la admiración. Esas paredes de teselas de cristal que juegan caprichosamente con la luz dependiendo de las horas del día deben ser pura maravilla al natural.







5 cambios que puedes hacer en casa (sin comprar mobiliario)

lunes, 23 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés

A veces, muchas veces, casi siempre, SIEMPRE, apetece hacer cambios en casa, pero normalmente eso no hay presupuesto que lo resista. Al consabido movimiento de muebles -ahora pongo esto aquí, ahora muevo este sillón allá-, que sienta fenomenal, todo sea dicho, se unen algunas pequeñas cosas que podemos hacer para cambiar un poco nuestra casa sin consecuencias económicas. Ahí va mi pequeña lista de píldoras deco para renovar la casa, sin gastos:

1. Las plantas, colgando del techo. O de la estructura de una lámpara si es que pesan poco, o bajándote un tutorial de internet para hacer un macetero de macramé en un santiamén... el efecto pictórico de una planta presidiendo tu mesa de comedor desde las alturas no tiene precio:


2. Pinta las patas de tus muebles de otro color. Necesitarás poca, muy poca cantidad de pintura, pero el resultado puede ser tan llamativo como en este salón, obra de los interesantísimos Studiopepe (más sobre ellos en este post):


3. Practica la simetría y los arreglos florales lowcost: los frascos antiguos de farmacia y las hortensias son un dúo perfecto, pero estoy segura de que tres bonitas botellas verdes y tres ramas de laurel o de cualquier otra aromática pueden ser preciosas y muy prácticas en la cocina.


4. ¡Dale la vuelta a las pantallas! Girar las pantallas, inclinar de otra forma la lámpara de pie y, en general, jugar con la iluminación pueden darte otra perspectiva y mucho juego de luces y sombras.


Y 5. Think outside of the box: o, lo que es lo mismo, piensa fuera de lo preestablecido; ¿que las alfombras persas son para el salón? Quizá tengas alguna no demasiado nueva, o alguna alfombra más práctica y económica que persa... prueba a colocarla en la cocina. O en un baño, o prueba a meter las cebollas en un jarrón chino... quien dice cambios, dice cambios. Lo que normalmente está en una habitación no tiene por qué estar allí por los siglos. 


Diviértete con los cambios, ¡te sorprenderás! 

¿Me sugieres alguno? ¿Has cambiado algo y te ha gustado el resultado? Comparte! ;-)

imágenes: 1. 2. 3. 4. 5.

Un apartamento que inspira: poco espacio y mucha imaginación

domingo, 15 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés


Un salón en el que cabe una bola de discoteca, un timbre para pedir champagne y un mueble bar no puede decepcionar. Encima, te reconciliará con los muebles de caña (yo he heredado alguno del anterior propietario de la casa y no están tan mal ;-)) y te dará ideas para aprovechar a tope el espacio disponible porque el apartamento en el que se encuentra no destaca por ser demasiado grande. Lo ocupa Alaina, la editora tras Theeverygirl, y sin duda tiene muchos detalles en los que detenerse.




Sofisticado sin resultar clásico, joven (ella tiene 28) pero pensado y, sobre todo, hecho para disfrutar. No os perdáis el resto de la casa en este post.







De tiendas y golondrinas

domingo, 8 de marzo de 2015 Publicado por Elena Valdés


La semana pasada nos escapamos a Valencia, con la intención de oxigenarnos, pasear un poquito y también ir a conocer Simple, una tienda cuyo atractivo especial reside en la selección de productos que vende, fabricados en España y casi todo productos tradicionales, artesanía, esparto, etc., y allí encontré, tal y como presentía, unas preciosas golondrinas de cerámica, típicas de Manises y que adornaron miles de casas durante los años 60. Acabo de instalarlas en el comedor, en cuanto tenga listos un par de detalles os las enseño. La tienda en cuestión está muy cerca del Mercado Central, la zona que más nos gusta para caminar un poco y, sobre todo, dejarnos sorprender por buenos hallazgos. 











En fin, que merece una visita la tienda y, en general, toda la zona. En esta época es una locura, pero no dejéis de apuntarlo en la agenda.


© Ministry of Deco | Diseño por Photonica